single-image

¿Las máquinas tienen sentido común?

A la hora de imaginar las tecnologías del futuro, tendemos a no ver que no tiene límites.

Con la Inteligencia artificial pasa exactamente lo mismo, sin embargo hay una cuestión fundamental en la que la IA permanece atascada desde hace 50 años. ¿Cómo se dota de sentido común a una máquina?

Recientemente se han obtenido espectaculares resultados de la IA.

Uno de ellos es el deep learning que consiste en el aprendizaje profundo. Se ha logrado que un software, AlphaZero, después de jugar contra sí mismo durante mucho tiempo haya aprendido a jugar a Go y al ajedrez a niveles muy altas, superando con creces a los mejores jugadores humanos y de software.

¿Cómo? AlphaZero consiguió a reconocer los patrones analizando una infinidad de datos.

Sin embargo la capacidad de este software es muy limitada y tienden al “olvido catastrófico”. Esto significa que solo son capaces de aprender una sola cosa y que en el momento que se les enseña otra, pierden todo lo aprendido anteriormente.

Como toda tecnología conlleva una serie de precauciones. El peligro de la inteligencia artificial es la privacidad y la autonomía de sus propios sistemas debido a los algoritmos de aprendizaje y a las decisiones que toman.

Se necesita tomar conciencia de los límites de la IA para u  tilizarla correctamente, en beneficio de la fiabilidad, seguridad, responsabilidad y ayuda hacia los humanos.